viernes, 9 de marzo de 2012

COMPORTAMIENTO DE LOS ADOLESCENTES EN LA ACTUALIDAD




       




             

1. Adolescente y delincuencia juvenil.

El problema de la delincuencia juvenil se aborda desde diversas perspectivas: psicosocial, sociológica, jurídica, criminalística, política... y la literatura es abundante por tanto resulta una tarea nada fácil tratar el asunto en pocas líneas.
En las últimas décadas se observa un incremento marcado de la
delincuencia juvenil. El aumento no está asociado a un género en particular, sino que se manifiesta en varones y en mujeres adolescentes.
La denominación de delincuente está asociado al
concepto jurídico delito que denota un juicio de valor, vinculado a criterios morales y a los intereses económicos de la clase dominante a quien sirve el derecho en todas las formaciones socioeconómicas (Vasallo, N, 1994).
El término "desviado" surgido de la
criminología tiene un espectro más amplio para asociar parámetros no incluídos en el comportamiento delictivo.
La conducta desviada no es más que "toda violación de las normas sociales, desde las más simples de convivencia social, hasta las normas del derecho y
la moral, que son las más importantes en toda sociedad (idem).
Nuestra concepción sobre el
comportamiento humano como se ha mencionado anteriormente pone el acento en el determinismo socio-histórico y en el caso de la conducta desviada no es un fenómeno diferente.
Para comprender las causas de las conductas desviadas se impone considerar los niveles micro social e indivual.
La sociedad para luchar por su existencia requiere del ordenamiento de las relaciones entre los individuos del cual nadie se puede sustraer.
En el interjuego entre la sociedad y el individuo aparecen como mediadores a nivel grupal diferentes agentes socializadores que constituyen eslabones de la influencia social sobre el individuo y portadores de una relativa independencia social.
Esto imprime un dinamismo a este condicionamiento social en tanto el individuo no refleja linealmente, ni es un receptor pasivo, sino que depende también de los contextos sociales concretos y del desarrollo de los grupos. Es ene l grupo en el que el sujeto despliega su actividad y en la inserción en los distintos grupos e instituciones que se configura la subjetividad del sujeto.
Así "la conducta desviada sólo puede ser explicada a partir de un complejo de circunstancia que funcionan como determinante del comportamiento y no a partir de una sola de ella.
La conducta desviada incluye tanto la violación de normas legales como la inadaptación a situaciones de conflicto.
Para explicar las causas de las conductas desviadas ponemos la mirada en la familia. Si bien no asumimos la idea hartamente de que detrás de un adolescente delincuente hay una familia disfuncional porque ese adolescente no sólo vive en familia, sino que pertenece a otro grupo o instituciones que también operan como agencias socializadoras, es indiscutible que dificultades en la familia constituye factores de riesgo para la desviación del comportamiento en los adolescentes.
En estudios realizados sobre la comunicación en familias de menores comisores de
delitos "...no sólo se manifiesta una total ausencia de comprensión mutua y de orientación a los hijos por parte de los padres, sino que existe un ambiente de total hostilidad, donde la violencia ocupa un valor central como medio de interacción de sus miembros... Cuando las contradicciones y la violencia percibida por el niño en su vida familiar llegan a una representación del papel de sus modelos principales (padre y madre) tan deterioradas y dañadas para ellos, podemos afirmar que la familia comienza a desempeñar un papel totalmente negativo en la vida del menor, cuyo final sólo puede ser la inadaptación y la desviación sexual". (González, F, 1996).
La violencia es el estilo de relación con los otros que ha aprendido en su grupo inmediato. Esto lo generaliza a otros grupos y a distintas situaciones.
Mas no se trata solamente de una comunicación disfuncional ,sino que el tipo de autoridad ,de
control, los métodos de educación que empleen los padres también incide en el comportamiento del adolescente.
Concordamos en el rol de
modelo que representan los padres . La necesidad de aprender conductas adultas, de imitar ese modelo cercano ,de seguir el ejemplo de los padres se incluye en la función educativa de la familia. No obstante, los adolescentes encuentran en ocasiones que el espejo está "empañado".
Encontramos que existen padres que son portadores de "
indicadores de desajuste social": alcoholismo, drogadicción, conducta sexual desorganizada, antecedentes delictivos, escándalos, agresión física y desvinculación laboral. Estas conductas de desajuste social tiene una doble influencia sobre los hijos:
  • como conducta a emitir para la solución de problemas (ocio y delincuencia) y como estilo de relación que se estrapola a diferentes contextos y grupos (agresiones y conducta sexual desorganizada).
  • distanciamiento familiar por ser víctimas de esos comportamientos y su acercamiento a personas y grupos con historias similares.
La escuela como agente socializador desempeña un papel importante en la formación de los adolescentes. La institución escolar utiliza medios, procedimientos y métodos para mantener el orden y la disciplina las que son aplicadas a aquellos que violan las normas que rigen el comportamiento escolar.
Sin embargo, es necesario saber las causas que desencadenan el comportamiento en el adolescente. De no profundizarse en las razones de esa conducta las medidas disciplinarias no cumplirán su
objetivo educativo en tanto el adolescente mantiene los problemas, vivencias que los maestros como sus contrarios que solo lo juzgan y se distancia más y más de la escuela , reforzándose la conducta desviada.
Los grupos informales pueden coincidir o no con las necesidades de sus miembros con las metas y de los grupos formales .Si hay correspondencia los grupos informales contribuyen al desarrollo de los formales , si no es así ,lo pueden frenar porque estimulan al distanciamiento de éstos.
En los grupos informales sus miembros encuentran la comprensión necesaria, con vivencias similares a las suyas, son tolerantes con las conductas que en el grupo se producen y se sienten estimulados y se muestran de buen estado de ánimo.
La dimensión social que comporta la conducta desviada se observa:

  • limitadas oportunidades del adolescente que se restringen más en las condiciones económicas críticas.
  • los adolescentes varones cometen más delitos que las adolescentes a aunque la distancia entre los géneros se ha ido estrechando, el tipo de desviación sí parece variar con el sexo.
  • las adolescentes propenden a cometer faltas del tipo de abandono del hogar, conductas incontrolables en la familia y promiscuidad sexual.
  • en los adolescentes varones es más frecuente el asalto, el hurto y el robo.
Esta disparidad en los patones de socialización de cada sexo es expresión del esteriotipo sexual tradicional que "normaliza" la agresividad como privativo del varón del que se espera una conducta más activa, violenta en comparación con la mujer. Este asignación cultural del comportamiento normal de los roles de género también influye en la conducta desviada.
-las investigaciones y las
estadísticas arrojan que la conducta desviada tiene un mayor por ciento de los jóvenes de la clase más pobre y de los sectores marginados de la sociedad. Sin embargo, con el aumento en el consumo de droga en jóvenes de clases medias y altas y ante el hecho de lo costoso de esas sustancias adictivas se ven impelidos a cometer faltas (robar, prostituírse) con un único fin: acceder a la droga.
Otra variable investigada es las normas de crianza. Se ha comprobado una tendencia en los adolescentes que provienen de familias rígidas y punitivas o difusas y demasiado tolerantes a incurrir en un comportamiento delictivo ya sea por rechazo al autoritarismo o por la falta de control y de identificación con las figuras paternas. En uno u otro extremo la autoridad parental está debilitada por exceso o por defecto. Otros patrones de autoridad disfuncional es la inconsistencia o el desacuerdo entre los padres. En situaciones como las aquí descriptas la norma no se interioriza, no se logra niveles de autorregulación compartamental adecuados, en tanto la regulación externa ni opera ni es sistemática, el sujeto busca en otros, la
dirección que necesita el adolescente para crecer, para ser autónomo, para reafirmarse en un espacio en el pueda mostrar sus competencias, sus posibilidades y no se anule su individualidad.
2.El suicidio de los adolescentes.
Otra conducta autodestructiva en los adolescentes es el suicidio. La frecuencia de los suicidios y de los intentos suicida en los adolescentes indican la importancia de este problema y la necesidad de un enfoque psicosocial.
En
torno al suicidio existen mitos.
  • Quien amenaza con suicidarse no lo hace. Un refrán reza "perro que ladra no muerde". La experiencia demuestra lo contrario. Las amenazas son peticiones desesperadas de ayuda. Aproximadamente las tres cuartas partes de los suicidas habían expresado su intención antes de realizarlo.
La finalidad es obtener ayuda, de crear inquietud y alarma y de manipular a otras personas acorde con sus deseos.
  • Los suicidios se efectúan sin advertencia previa. Al indagar con adolescentes que han tenido intento suicida, generalmente han notificado a alguien su intención de autoagresión de manera directa o indirecta. Manifiesta "deseos de morir" o "mi familia estaría mejor sin mí".
En cuanto al orden de preferencia para comunicarles esta intención aparecen los padre, la pareja, la familia, los amigos y los médicos. Hay especialista que temen ante un deprimido si ha tenido ideas suicidas por temor de intalarla. Esto es un error.
  • El suicidio sobreviene en los adolescentes pertenecientes a una clase determinada. "Es enfermedad de ricos" o "desesperación ante la pobreza".
Aspectos atractivos y mágicos del suicidio.
  • Deseo de rechazar a sus padres creándole culpabilidad "lo van a sentir al ver mi cadáver".
  • Deseos de aliviar sentimientos de culpa: experimentan la responsabilidad sobre eventos familiares negativos y encuentran el suicidio una vía para expiar su culpa.
La diferencia entre los sexos en la adolescencia es extremadamente notoria. Los adolescentes del sexo masculino cometen más suicidios que las adolescentes; aunque éstas superan a aquellos en los intentos. El sexo masculino prefiere los métodos activos: dispararse un tiro, ahorcares; mientras el sexo femenino se inclina por los métodos pasivos como las pastillas o el veneno.
Entre los factores precipitantes se puede enumerar:

  1. las rupturas o rechazos amorosos
  2. fracasos escolares
  3. ser sorprendidos en un acto delictivo
  4. discusiones con los padres de un clima de tensión familiar
  5. embarazo
  6. inestabilidad emocional.
Al discutir las causas de la conducta suicida encontramos en los adolescentes:
  • crisis de identidad: pérdida del sentido del sí mismo y de perspectiva futura.
  • depresión
  • conflictos afectivos de pareja y familiares
  • crisis de valores
  • conflictos sexuales
Es necesario distinguir entre la causa final que desencadena el acto suicida y los factores que pueden haber contribuido a él.
Indicadores de la presencia de un suicida potencial.

  • Existencia de un cuadro depresivo de perturbaciones respecto al sueño, a la alimentación y declive de los resultados escolares.
  • El aislamiento y la separación gradual del grupo
  • Interrupción de la comunicación con los padres o con las personas importantes en la vida del adolescente.
  • Intentos suicidas anteriores (o implicaciones en accidentes).
Estas son señales de advertencias para padres, profesores, familiares que brindan la posibilidad de detectar y evitar la tragedia.
La depresión en el adolescente.
La depresión en la adolescencia se diferencia de la depresión adulta. En los inicios de la adolescencia los síntomas se enmascaran a través de otros síntomas psicológicos.
fatiga persistente, intranquilidad, preocupaciones por el cuerpo, búsqueda ansiosa de compañía o de aislamiento y comportamiento teatral
Como se observa no expresan los síntomas de la depresión en los adultos:

  • Tristeza, desilusión, insomnio, anorexia, idea suicida y sentimiento de culpa entre otros.
Las razones para este enmascaramiento sintomático:
  • Las transformaciones de la edad son una amenaza para la autoestima si a esto se le añade la sintomatología depresiva de subvaloración, desesperanza sería una amenaza adicional se defiende transmutando el cuadro depresivo.
  • El desarrollo cognoscitivo no le permite un nivel de reflexión, de introspección, ni de un pensar sobre el pensamiento propio de la depresión adulta.
En la etapa final de la adolescencia la depresión puede manifestarse a través de la sintomalogía adulta o formas indirectas como el consumo de droga, promiscuidad sexual y los intentos suicidas.
5. Fracaso escolar.
El concepto de fracaso escolar varía de acuerdo con las diferencias individuales, las expectativas de los padres y maestros y la filosofía y metas del sistema educativo.
La noción de fracaso escolar está referido al lograr dominar los programas del año o cuando no hay ajuste emocional a pesar de la adquisición de conocimientos o de la
promoción.
El fracaso escolar no es una "etiqueta" que sele acuña al alumno, es una gradación de dificultades de la escolaridad en diversos aspectos variable en cada adolescente que debe ser analizado y valorado objetivamente para su orientación. Lo que es un fracaso para un adolescente puede carecer de significación para otro. Lo que algunos padres podrían considerar como retraso o pobre rendimiento puede ser normal para otro.
Hablamos de fracaso escolar cuando la edad cronológica es mayor que la
edad escolar. En estos casos prevalece los adolescentes varones.
Causas del fracaso escolar.
  • No considerar la diferencias individuales. El proceso de enseñanza se ha standarizado, se trabajo con la media de la población escolar pero, y ¿los extremos? Aquí nos interesa el extremo inferior lo que requiere más niveles de ayuda para aprender. Si al diagnosticar no conciben "la zona de desarrollo próximo" del sujeto, ni sus potencialidades, la conclusión quizás sea un adolescente con fracaso.
  • Dificultades en la lecto-escritura. El aprendizaje y el dominio de una habilidad no se adquieren al mismo ritmo y velocidad. En función de estos se distinguen lectores lentos, fáciles. intermedios, rápidos.
Factores socio-culturales. El poderío de los medios de comunicación masiva desestimulan la práctica de la lectura.
El lector lento se desmotiva y leerá menos, le será más difícil cumplir con los trabajos escolares y puede fracasar. Este adolescente experimentará minusvalía con respecto al grupo y progresará menos, es un ciclo vicioso.

  • Conduce a conductas agresivas, hostiles o de aislamiento o depresión.
  • Difícil en la concentración.
La concentración como resultado de un esfuerzo volitivo susceptible de ser interrumpido por asociaciones mentales.
También la soledad, el aburrimiento interrumpen la concentración y estimulan la fantasía.

  • Problemas en la relación dependencia - independencia con sus padres, los estados depresivos y la intoxicación por drogas.
  • Enfermedades de alteraciones orgánicas.
Factores que precipitan el fracaso escolar.
Familia.
La rebeldía en la escuela puede ser que simboliza el mundo adulto autoritario que conoce a través de la familia.
Una relación padre - hijo inadecuada, interrumpida, pudiera provocar fracaso escolar, fugas del hogar, pandillerismo, autoagresión.
Un estilo sobre `protector en la relación paterno filial en especial de la madre con el hijo varón provoca que este último para contrariar a la madre y mostrar su hombría decline la actividad escolar, dedica una parte importante de su tiempo a las actividades extraescolares y provoca fugas cortas del hogar. Estos jóvenes temen a las responsabilidades exigidas por ser varón, desean independizarse de su madre y sienten que no pueden estar a la altura de las demandas, hacen de la apatía una actividad una virtud y el hecho de no ambicionar nada y de no sentir la importancia de las cosas, es un signo de masculinidad.

En entrevista a un adolescentes con problemas expresa:
"odio que mi madre me espera cuando regreso a casa solo o con amigos, o que me busque en la fiesta no me deja respirar".
Dificultades en la comunicación alumno-
profesor. Las investigaciones han arrojado el predominio de la función informativa de la comunicación y que la función regulativa se manifiesta en el sentido de inhibir el comportamiento (ordenes, prohibiciones) que no estimulan a la acción. Por otra parte la función afectiva está deficitaria promueve al distanciamiento de los profesores, de la escuela y daña la autoestima del adolescente que vivencia esta relación fría, distante, no desarrolladora.
Las inasistencias escolares por enfermedad y la actitud que asume el adolescente es un factor a observar porque pudiera escudarse en ella y exagerarla. Es necesario saber interpretar este hecho.
Inapropiado aprovechamiento del tiempo libre con exceso de actividades recreativas.
Factores pedagógicos como no poseer los conocimientos previos del grado provocan la apatía, el rechazo o la indiferencia ante el aprendizaje. Esta vivencia de las dificultades para aprender lo conducen de tomar la decisión de abandonar la escuela lo que genera angustia y depresión.
Factores socio-económico. Las diferencias sociales conllevan a distintas experiencias de aprendizaje y a un déficit en la alimentación en la vivienda que influyen el fracaso escolar.
Los estudiante que abandonan sus estudios presentan problemas vocacionales y sociales. El mundo actual cada vez está más tecnificado,
demanda de fuerza de trabajo calificada y disminuye los empleos que no requieren calificación. En muchas organizaciones exigen haber concluido la enseñanza media. El aumento de los índices de desempleo ínsta a que los jóvenes continúen estudiando de modo que puedan estar al margen del mercado laboral por un tiempo más prolongado.
Paradójicamente, ante este cuadro hay adolescentes que son desertores escolares porque no les interesa la escuela y aspiran a independizares económicamente de la familia. En realidad, a estas edades es prácticamente imposible y lo que ocurre es que el vacío de actividades, la no pertenencia a un grupo formal lo conducen a incorporarse a grupos informales de jóvenes con circunstancias de vida comunes y aparecen problemas de drogadicción, delincuencia y promiscuidad.

Anorexia.
Se define por el rechazo a alimentarse. Es posible comprobar todos los grados, desde una dieta hasta la dramática pérdida de peso que puede ocasionar
la muerte.
Esencialmente, son las adolescentes quienes presentan este síntoma.
Se señala que las jóvenes anoréxicas pone de
relieve su lugar por la independencia y la autodeterminación.
Algunas de estas jóvenes han asumido un comportamiento obediente, sumiso en su
infancia y al arribar a la adolescencia presentan dificultades en la búsqueda de su identidad.
Aparece una distorsión de la
imagen corporal, y ocasiones la anorexia se vincula a la negación de la apariencia física.
Sexualidad no responsable en adolescentes.
La incapacidad para manejar con responsabilidad el comportamiento social en los adolescentes, a menudo da lugar a un
embarazo precoz y a la adquisición de una enfermedad venerea.
Enfermedades de transmisión sexual. (ETS)
Se reporta un aumento de enfermedades de transmisión sexual en todas las edades y en particular, en adolescentes.
El aumento del número de enfermedades de transmisión sexual incluyendo la "plaga" del siglo XX (
SIDA - VIH) tiene en la población adolescente uno de sus mayores portadores.
Las causas del incremento son múltiples:

  • aumento de la actividad sexual entre los grupos de todas las edades.
  • uso de anticonceptivos orales que no protegen de las ETS.
  • la actitud complaciente que señala a las ETS, de fácil curación (excepto el VIH).
  • egocentrismo del adolescente lo hace fabular que él y las personas con las que tiene contacto sexual son inmunes.
  • la aceptación del riesgo del contagio porque el deseo de sostener relaciones sexuales es mayor que el temor de adquirir la enfermedad.
Embarazo en la adolescencia.
La tasa de natalidad disminuye en diversas
sociedades. No obstante, hay un grupo en el cual aumenta: el de las adolescentes.
La proporción de las adolescentes embarazadas que deciden llevar a términos de
embarazo es elevado, a pesar, de la falta de preparación psicológica, biológica, social y económica para asumir la maternidad.
Algunas son madres solteras, otras contraen matrimonios o se unen consensualmente. La
presión que los padres de las adolescentes ejerce conduce a un matrimonio obligado que se disuelve rápidamente.
¿Estos padres adolescentes cumplen las
funciones que se les atribuyen a la familia? ¿Quién sostiene materialmente a bebe si la madre (en ocasiones ambos padres) dependen económicamente de su familia de origen?
¿Quien trasmite
los valores, costumbres, normas sociales si la madre adolescente está viviendo un proceso de búsqueda de identidad, de compresión y aceptación de normas morales y de desarrollo del pensamiento abstracto que le permite la formación de juicio morales?
Las respuestas a estas interrogantes apuntan a que son los padres de los adolescentes los que vuelven a convertirse en padres o los padres adolescentes asumen el rol paterno materno ensayando para desempeñar los
riesgos que todo ello implica, sin hacer alusión a las consecuencias para la salud de la madre o el niño (Ibarra, L, 1995).
Asimismo, la maternidad obliga en la mayoría de los casos a interrumpir los estudios en la madre adolescente y si logra continuarlos con la ayuda de la familia de origen debe reestructurar su perspectiva futura.
La maternidad en la adolescencia es fundamentalmente no planificada, ocurre accidentalmente y en muchos casos es un bebé no deseado con las repercusiones psicológicas que ello implica (Ibarra, L, 1995).
Las investigaciones muestran que las edades de iniciarse en las relaciones sexuales ha disminuido (12 -14 años) sin embargo, rara vez buscan ayuda anti conceptiva hasta que llevan un año sexualmente activa. Cuanto más joven comienza tener contacto sexual, más se demora en buscar ayuda en la anticoncepción. Algunos desconocen la relación de la actividad sexual con la
reproducción, fabulan que como no desean tener un bebé no lo tendrán. Otros no lo emplean por falta de información sexual.
Aunque los estudiosos apuntan hacia la problemática hacia la madre adolescente también el adolescente padre se ve afectado. Si el joven se compromete con la adolescente que ha embarazado tiene decisiones que tomar. Si se decide por proponer
el aborto ,por continuar el embarazo o por contraer matrimonio estas decisiones afectaran su futuro.
En este momento necesita ayuda para manejar sus sentimientos y apoyo en la toma de decisiones para lo cual probablemente no ha sido entrenada.
Estos entre otros son problemas que presentan algunos adolescentes y que su
conocimiento por parte de los adultos que lo rodean permitirá un manejo adecuado de los mismos y la búsqueda de soluciones a estos problemas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada